Oporrak!!! Primera parada: Quilotoa

Una semanita para conocer Ecuador, o lo que se ha podido, saliendo del oriente, pasando por la sierra, visitando el mar de la costa y acabando en la capital del país, un viaje emocionante, interesante, divertido, inolvidable, simplemente único.

Me voy a limitar a poner y describir, o enseñar, los lugares visitados y/o actividades realizadas porque como os ponga los diferentes autobuses cogidos, el número de horas dentro de ellos o los trasbordos hechos para llegar a nuestros destinos puede que os aburráis, incluso estreséis, se puede llegar a todos los sitios sin problema, pero con paciencia. Si alguno está interesado en esta información, solo tiene que preguntar, ¿ok?

Primera parada: Quilotoa. IMPRESIONANTE.

Llegamos en autobús hasta Zumbahua, un pueblecito a 45 minutos del Quilotoa, su población es en su mayoría indígena. Conseguimos una camioneta para poder hacer el camino que separa Zumbahua y Quilotoa, una media hora aproximadamente.

El trayecto no deja de ser impresionante, a cada instante uno ve acantilados y formaciones rocosas increíbles. Incluso la gente que uno encuentra en el camino es en extremo pintoresca. Decir que a las vistas hay que añadirle la experiencia de ir cuatro personas en la parte de adelante de una camioneta, bien apretados, mientras el conductor nos contaba historias de la zona.

Al llegar a Quilotoa nos hospedamos en unas cabañas y antes de dirigirnos hasta la laguna decidimos darle un descansito a esos cuerpos que habían pasado de estar a pocos metros de altura a casi 4000 metros.

El Quilotoa es uno de los volcanes más hermosos de Ecuador gracias a laguna formada en su cráter. Esta localizado en la Provincia de Cotopaxi, Parroquia de Zumbahua, forma parte de la Reserva Ecológica Los Iliniza. Su nombre proviene de dos vocablos quichuas “quiru” que quiere decir diente y “toa” que significa reina debido a la forma de la laguna, pues ésta tiene forma casi elíptica de aproximadamente 3.15 kilómetros de diámetro y una diferencia de 440 metros entre el nivel del agua y el borde superior.

El agua de la laguna posee un color verde esmeralda y varía de acuerdo a la temporada, con verde azulado o casi amarillo mostrando un cuadro imponente de acuerdo a la sombra y a la luz. También posee gran cantidad de gas carbónico mezclado con hidrógeno sulfuroso por lo que no es aconsejable para el consumo. En ciertas épocas del año aumentan los gases y pareciera que el agua estaría hirviendo, y en algunos sectores las aguas se tiñen de amarillo por el lodo removido. Su profundidad promedio es de 240 metros.

La leyenda cuenta que hace un tiempo, en la caldera circular ubicada en el centro del volcán, aparecía en la superficie de la laguna un dios llamado Quilotoa al cuál se le consideraba el rey de las erupciones de todos los volcanes ya que destruía todo a su paso, además existía un dios que podía encontrarse bajo el agua de esa laguna y cuando el volcán entraba en erupción los dioses se peleaban por lo que en el siglo XVIII destruyeron todo lo que existía a su alrededor.
Un hombre de la zona presenció la pelea entre los dos dioses y vio que se arrojaban fuego el uno al otro, nadie sabía quién era el dios que peleaba con el Quilotoa este dios era el Toachi que le tenía odio al Quilotoa porque este en su laguna refleja el color del cielo y el Toachi no podía desahogar su furia; por estos motivos se producían grandes desastres en el sector.

Llegar poco a poco, notando la altura a cada paso que das, y ver entre las rocas la laguna, para luego acercarnos un poco más y verla entera, es algo, inexplicable, de verdad, algo único, lo más hermoso que unos ojos pueden ver, impresionante.

Cuando pude cerrar la boca provocado por la asombrante belleza del sitio dimos un paseíto por el borde y otro hacia abajo pero ni dimos la vuelta entera ni bajamos hasta el agua, la altura nos estaba afectando demasiado como para hacerlo sin pasarlo mal, y después de los paseítos, un té calentito al lado de la chimenea tumbados en el sofá de la sala central de las cabañas.

Video: http://www.youtube.com/watch?v=1uh28m68n0o

Tras cenar acompañados de gente alojadas en las mismas cabañas que nosotros, dormimos tapados con mil mantas (como comprenderéis, a esas alturas, se nos olvidó rápido el calor de Coca) y tras descansar le dimos el placer de disfrutar a nuestros ojos una vez más de las vistas mientras sacábamos mas y mas y mas fotos.

De allí… al siguiente destino: El Cañar.

Eso si… la bajanda del Quilotoa, en camioneta, empezamos siendo 2 y al llegar al pueblo eramos cerca de 20, ¿algo mas para no olvidar?, sin duda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s